Las pantallas LED se caracterizan por su durabilidad. Son resistentes a los cambios de temperatura, al agua, a las humedades

y a la corrosión. Además, son estancas, por lo que no permiten la entrada de polvo.


Todas estas ventajas las convierten en el producto ideal para iluminar espacios de mucha superficie, como pueden ser

fábricas, supermercados, almacenes, puentes o túneles