Los tubos LED son la alternativa perfecta a los antiguos tubos fluorescentes. Son un producto resistente a los golpes y vibraciones, se encienden instantáneamente y no necesitan de ningún gas. Además, son duraderos y su bajo consumo permite ahorros de hasta un 80% en el consumo eléctrico.